Parpalacio

Fundación  Joaquín Díaz

Parpalacio

50

octubre • noviembre • diciembre

2007

Parpalacio

Editorial

Editorial

octubre • noviembre • diciembre

2007

Parpalacio

50

Para el individuo de épocas remotas, el conocimiento del ámbito en el que moraba o por el que transitaba, era una necesidad vital. Para el individuo del siglo xxi puede parecer un lujo, pero indudablemente es un lujo “necesario”, por paradójica que pueda parecer la expresión. La ciudad en la que habita tiene, como para los seres primitivos, unas cualidades o unas características que la conectan con su propia existencia y presenta unos problemas cuya resolución afecta a su vida cotidiana. Porque ese entorno, en el que la propia voluntad o el destino le ha situado, es el resultado de la actividad humana de generaciones. Y en una época en la que la comunicación es bandera de tantos movimientos sociales y culturales, el ser humano no puede renunciar a comunicarse con el medio en el que habita y por tanto no puede renunciar a conocer el lenguaje de su ciudad, que le habla con unos términos casi siempre precisos y de una gran riqueza semántica. La pasividad que muchas veces aqueja al ciudadano de hoy sólo puede ser redimida con la curiosidad, y esa curiosidad –vamos a utilizar un ejemplo extremo– puede llegar a salvarnos la vida o nuestras propiedades en determinados momentos. Estamos acostumbrados a recibir casi a diario noticias que nos ofrecen los medios de comunicación en las que muchas personas se lamentan de haber edificado su casa sobre una vía de desagüe natural, llámese riera, rambla o valle, y se deploran una y otra vez las consecuencias de aquella imprevisión o de aquella ignorancia. El cuidado con que los monjes elegían en la Edad Media los lugares de asentamiento de sus monasterios no obedecía a un talento natural o a una inspiración divina, sino a la observación detallada de las características del terreno, de sus propiedades, de sus peligros y por tanto de sus posibilidades de habitabilidad y rendimiento. Tal vez hayamos renunciado hoy gratuitamente a esa actitud positiva, activa, que nos integraría sin dificultad en el lugar elegido para construir o seleccionar nuestra casa, pero, como decíamos antes, todavía la curiosidad puede servirnos en bandeja datos y conocimientos proporcionados por el habla de esa misma ciudad si somos capaces de traducir su lenguaje y su historia.

Parpalacio

Visitas

Visitas

Museo de La Casona
Septiembre a noviembre 2007: 3.041
Total general: 204.138

Museo de Campanas
Septiembre a noviembre 2007: 1.893
Total general: 138.104

Sala de exposiciones "Mercedes Rueda"
Septiembre a noviembre 2007: 1.232
Total general: 49.748

Visitas a la página web
Septiembre a noviembre 2007: 382.742


Parpalacio

50

octubre • noviembre • diciembre

2007




Parpalacio

Noticias

Noticias

octubre • noviembre • diciembre

2007

Parpalacio

50



- El boletín Parpalacio llega a su número 50, lo cual quiere decir que durante el mismo número de trimestres se han venido publicando noticias acerca de la Fundación, así como documentación sobre Urueña y su entorno. A lo largo de ese tiempo 400.000 personas han visitado la Casona, habiendo hecho uso de la página web de la Fundación más de dos millones de personas e instituciones.

- La Junta de Cofradías de Semana Santa y la Cátedra de Estudios sobre la Tradición de la Universidad de Valladolid organizan para el mes de febrero un encuentro científico con la finalidad de comprender mejor el contexto cultural, político y religioso en que vivió Gregorio Fernández. Se busca acercar la figura de este genial imaginero desde diversas perspectivas a todos aquellos que sientan curiosidad por el escultor que desarrolló su trabajo en Valladolid cuando era capital de la corte.

- El humor, el chiste, la ironía, el gesto intencionado, serán los temas que se tratarán en el IV Simposio sobre Patrimonio Inmaterial que tendrá lugar en Urueña los días 16, 17 y 18 del mes de abril de 2008 organizado por la Fundación Joaquín Díaz, la Diputación de Valladolid y la Cátedra de Estudios sobre la tradición de la Universidad de Valladolid. Este año se dedicará a la memoria del gran hispanista Maxime Chevalier que fue consejero de la Fundación desde 1985 hasta su reciente fallecimiento. Como en años anteriores 9 profesores impartirán sus clases a un máximo de 20 alumnos, que podrán optar a 10 becas de la Junta de Castilla y León enviando su curriculum a la Fundación antes del 31 de enero de 2008. Durante el simposio se presentarán las Actas del año anterior en que se habló de la Voz y la improvisación.

- En el mes de octubre se celebrará en Valladolid, organizado por la Cátedra de Estudios sobre la Tradición, el Centro de Antropología Aplicada (Universidad de Valladolid) y el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid, un Congreso iberoamericano de Religiosidad Popular centrado en el tema de la Semana Santa. El Congreso se centrará en ocho aspectos fundamentales que van desde los aspectos precristianos de la Semana Santa hasta el ritual y la música de dicho período, interviniendo en el mismo especialistas de Italia, Portugal, México, Argentina, Venezuela, Filipinas, Estados Unidos y España.

- Ya están en la página web de la Fundación los primeros resultados del vaciado de la Revista “La Ilustración Española y Americana”, trabajo realizado con el patrocinio de Caja España y la cooperación de Frame.





Sobre Fr. Fernando de Tibona y los primeros años del Bueso según Fray Mancio de Torres

Hecha la fundación del Bueso procuraron buscar luego de que substentarse y edificar su casa la que estaba muy alcanzada y había quatro años que tenían empeñada la plata y procuraron en quanto pudieron no someterse a judio, que es acensurarse, vendieron de presente un paño azul de la sacristía en 10 maravedies y un vreviario en 59 y con otros 3.333 que cobraron de los Alcabaleros de Palacios y casi 20 que les prestó el Mayordomo de San Benito y otras ayudas que San Benito les hizo con que fueron pasando aquel año, y acudiendo a algunos pleitos que se les levantaron, que esto todo lo diligenciaba San Benito porque tubieron pleito con los Padres del Abrojo y para allanarlos fue menester mandato del Provincial haviendo precedido antes muchas censuras y tambien hubieron de acudir al Monasterio de Almohadilla, que no sé que superioridad tenía y se hizo con el cierto contrato, pero lo que mas dio en que entender al Prior y Casa de San Benito fue que el Fr Fernando de Tibona que era superior del Bueso antes de mudar habito, despues que le mudó e hizo profesión en San Benito en volviendo al del Bueso se arrepintió, y llevando los privilegios y escrituras y muchos bienes así del Monasterio como delos que él tenía para su uso, se fue al Monasterio de San Yldefonso de Toro de la orden de Santo Domingo. Avisaron al Prior de San Benito el qual le envio a llamar, y no viniendo procedio contra el con censuras, como contra monge de su jurisdicción que había hecho profesión en sus manos, como consta por una censura que dio en 2 de henero de 1461, y no pareciendo por esta carta dio segunda y tercera contra él. Y andando en esto enfermó el dicho Tibona en San Yldefonso de Toro, donde dexó todo lo que había llevado, y la renunciación de la casa del Bueso. El Prior de San Benito puso la demanda, acudiendo al conservador que era el Prior de la Yglesia mayor de Valladolid para que le amparase en la posesión del Bueso, y le hiciese restituir los bienes que el Tibona había llevado. Y el Prior de San Yldefonso de Toro los inquieta con su donación porque era anterior a la que se hizo en San Benito, aunque la hizo el Tibona con todos sus Beatos y la de San Yldefonso no la hicieron todos. Fue el pleito muy reñido, y salio a él el convento de Toro despues del Prior, y tambien se opusieron los Monges del Bueso. Entendió en él el Rey y el Consejo y se ventiló de ambas partes ante Don Rodrigo Rodriguez Prior de la dicha Yglesia de Valladolid. Y estando ya con concluso vino a manos de Don Juan Rodriguez de Toro que sucedió al subsodicho en el Priorato de la Yglesia mayor y en el oficio de conservador; y vistos los méritos del proceso dió y pronunció sentencia en que manda al Licenciado Fr Andres Prior del Convento de San Yldefonso de Toro no perturbe ni inquiete al Prior y monges de San Benito sobre que pone perpetuo silencio al Prior de Toro: y que restituya todos y qualesquiera bienes que Fr Fernando de Tibona dexó al tiempo de su muerte por haber profesado el dicho y hecho los tres votos en el Monasterio de San Benito. Da 30 días de término, diez cada plazo y los ultimos por termino perentorio sopena de excomunión. Condenale en todas las costas hechas.




Sumario de Parpalacios:


102 101 100 99 98 97 96 95 94 93 92 91 90 89 88 87 86 85 84 83 82 81 80 79 78 77 76 75 74 73 72 71 70 69 68 67 66 65 64 63 62 61 60 59 58 57 56 55 54 53 52 51 50 49 48 47 46 45 44 43 42 41 40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 -1