Parpalacio

Fundación  Joaquín Díaz

Parpalacio

41

julio • agosto • septiembre

2005

Parpalacio

Editorial

Editorial

julio • agosto • septiembre

2005

Parpalacio

41

Don Narciso Alonso Cortés publicó los Cantares Populares de Castilla en la Revue Hispanique en 1914, con la primera guerra mundial ya comenzada. Son casi 5000 cantares que vienen a recordar, así lo hace el propio autor en la introducción, algunas colecciones previas y sobre todo la de Francisco Rodríguez Marín, publicada en Sevilla en 1882, que agrupaba las coplas siguiendo su temática, como también lo había hecho Emilio Lafuente Alcántara treinta años antes. Alonso Cortés incluye, como Marín, una pequeña colección de melodías (8, para ser más exactos) de las provincias de Palencia, Santander, Burgos y Valladolid. Previamente remite, a quien se interese por esas y otras melodías, a la música recogida en otros cancioneros por folkloristas conocidos como Rafael Calleja, Federico Olmeda o el Padre agustino Luis Villalba. Para completar las ocho melodías publicadas por Alonso Cortés y añadir otras que compondrán el CD que publicará en breve la Fundación sobre los Cantares Populares de Castilla, se han seleccionado cuatro más de entre las recogidas por Villalba que se conservaban manuscritas. Los arreglos y la interpretación han pretendido crear un ámbito cercano a la estética de la primera década del siglo xx, pero también –y gracias a los excelentes músicos que han intervenido– dar un toque de libertad artística a la grabación. Se han usado instrumentos, populares y cultos, de los que eran frecuentes en la música de salón de aquella época y muy especialmente el Strohviol o violín con bocina creado por el músico Augusto Stroh para las grabaciones de los cilindros de ebonita y uno de cuyos ejemplares puede verse en Urueña en el Museo de la Música de Luis Delgado. Las canciones reflejan una tendencia, ya observada en la segunda mitad del siglo xix, de rescatar las cualidades literarias de lo “popular” descubriendo en el “alma” del pueblo cualidades insospechadas por su delicadeza y elevación. Ese descubrimiento, compartido con el lector o el oyente, llevaba a interpretar muchos de los temas recogidos en aldeas perdidas –previo paso por el pentagrama– en las casas particulares y en los bailes de sociedad.

Parpalacio

Visitas

Visitas

Museo de La Casona
Junio a agosto 2005: 3.468
Total general: 179.369

Museo de Campanas
Junio a agosto 2005: 4.651
Total general: 121.116

Sala de exposiciones "Mercedes Rueda"
Junio a agosto 2005: 1.668
Total general: 39.442


Parpalacio

41

julio • agosto • septiembre

2005




Parpalacio

Noticias

Noticias

julio • agosto • septiembre

2005

Parpalacio

41



La Universidad de Valladolid, a propuesta del Departamento de Prehistoria, Arqueología, Antropología Social y Ciencias y Técnicas Historiográficas, acordó nombrar Doctor Honoris Causa por la Facultad de Filosofía y Letras a Joaquín Díaz.

Aparece este otoño un CD titulado "Cantares Populares de Castilla", seleccionados entre los casi 5000 que Don Narciso Alonso Cortés recopiló en las provincias de Palencia, Burgos, Valladolid y Santander y que fueron publicados en la Revue Hispanique en 1914. La interpretación corre a cargo de Joaquín Díaz y Elena Casuso (voz), Javier Coble (piano y arreglos), Patxi Pascual, Luis Delgado, Hillary Fielding, Carlos Porro y Diego Galaz.

La Fundación editará en breve una traducción del libro Old Spain (Londres, 1936), debido a la pluma de Gertrude Bone y con dibujos de Muirhead Bone. El libro está considerado como uno de los mejores textos de viajes por España del siglo xx y la edición ha sido posible gracias a la Galería de Arte Frame, de Madrid, y a la Junta de Castilla y León. La traducción y estudio corrieron a cargo de Alvaro Armero y Antonio Giménez, respectivamente.

La Fundación preparó una exposición con 30 tableros de Juegos de la Oca para algunas salas de exposiciones de Caja España. Otras dos muestras de la Fundación -"El tiempo es oro" y "Tipos y trajes" (con grabados y litografías de Ribelles y Giscard)- se mantienen en distintas salas del circuito de la Obra Social y Cultural de Caja España.

La Fundación ha iniciado la producción para el Museo Etnográfico de Castilla y León, en Zamora, de una colección de CD's con material fonográfico muy diverso. Los dos primeros números "La naturaleza" y "Los animales" muestran un amplio abanico de temas de la tradición oral (cantados, recitados, relatados) en los que aparecen como tema central los astros, los meteoros, las árboles, las plantas y los animales.

La página web de la Fundación ha tenido, sólo en el mes de septiembre, más de 50.000 visitas.





Urueña: Tumbo del monasterio cisterciense de la Santa Espina (f. 241).

-Dice el Tumbo que las heredades que posee el monasterio en Urueña son por herencias y legítimas de religiosos que fueron naturales de la villa:
Fray Bernardo de Urueña, superior en el año 1420.
Fray Joan de Urueña, Abad en el año 1408.
Fray Bernardo de Urueña, monje en 1405.
Fray Benito de Urueña, monje en 1405.
Fray Alonso de Urueña, monje en 1405. Abad desde 1420 hasta 1484. (Caso insólito ya que los Abades solían elegirse cada cuatro años).

-En 1609 se cobran ocho cargas de pan medio por las tierras de Urueña pertenecientes a la Espina. (Tumbo. f. 241).

-Urueña. "Los diezmos deste lugar los cobra enteramente el monasterio de tiempo inmemorial a esta parte y ordinariamente se les suele arrendar a los renteros" (Tumbo. f. 241).

-Carta de venta "Ay una carta de compra de quatro heredades que hazen seis yeras, las cuales compró este monasterio a Antonio de Lillo y su mujer, vecinos de Urueña, por quinze mil maravedies. Passó ante Alonso Gómez, escribano de la dicha villa, año de 1446. Sacóse este traslado de los registros del dicho escribano por petición deste monasterio ante la justicia de Urueña año de 1449. Por ante Pedro de la Sierra, escribano de la dicha villa. Está señalada con número 26, letra P, Caxón 3".

-Censo El Sr. Abad Fray Andrés de Campo "puso un censo de mil y quinientos de R. De principal a razón de a veinte contra Pedro de Mena, escribano de la villa de Urueña, por el cual a de pagar setenta y cinco de réditos en cada año, en dos pagas, la primera a 13 de agosto del año 1673 y la segunda el 13 de febrero del año 1674, y en cada una 37 R y medio. Otorgose la escritura ante Juan del Barrio, escribano de Tiedra. Año del 1673".

-Urueña."Ay un apeo de las heredades que el monasterio tiene en término de Urueña el qual pone treinta y tres pedazos de heredades que dizen hazen setenta fanegas de trigo de sembradura. Un año después de hecho este apeo compró el monasterio las quatro heredades precedentes, una de las cuales está en dos pedazos que hazen seis yeras con que se cumplen 76 fanegas de sembradura en 38 piezas. Passó ante Pedro de la Sierra, escribano de Urueña. Año de 1446. Está señalado con el número 27, letra Q, en el Caxón 3 (f. 242).

-Nuevo apeo. 1604. "Ay otro apeo que pone otras 38 piezas y no quenta por fanegas como el precedente, sino por estadales o palos, de manera que en las dichas heredades pone setenta y dos yeras y quarta y media. De manera que conforme a esto lleva cada yera de sembradura casi a quince celemines. Pasó este apeo ante Juan Fernández, escribano de Urueña y deste monasterio. Año de 1604. (Número 28, letra R, Caxón 3).

-Censo de Don Ignacio Cristóbal de Helgueta, vecino de Urueña otorgado a favor del monasterio a través de Raimundo de la Fuente, su especial apoderado, por un valor de 6426 reales de vellón y 17 maravedies. Las fincas en cuestión eran:
-Un prado cercado de piedra, donde dicen la huerta, junto a la fuente de Urueña. Haze 4 iguadas.
-Dos al campo de Valdetoro, 11 iguadas y media.
-Otra ala Magadalena de dos iguadas y tres cuartas.
-Otra al camino de Villalbín, de 9 iguadas.
-Otra a el Viejo de iguada y media.
-Otra a Trasariego de 6 (iguadas).
-Otra a los Tollos de 4 (iguadas).
-Otra al camino de los caminantes de 4 y una quarta.
-Otra al camino de las cabras, de 2 iguadas y una quarta.
-Otra a la Posada de 2 iguadas y una quarta.
-Un majuelo al camino de Villalbín de 7 aranzadas y media.
-Otro a la Matilla de tres aranzadas y media.
Passó la escritura ante Diego de la Fuente, escribano de Urueña. (L.H. n¼ 116). Acompaña una requisitoria o exhorto de un Alcalde del crimen dado el 29 de noviembre de 1776.
Los réditos de este censo ascienden a 700 reales.
En el sello de molde se lee: "Valga para el reinado de su majestad el Sr. D. Fernando VI.

-El último apeo está datado en 1730, y es de toda la heredad que tiene el monasterio en el término de Urueña. Passó ante Alonso Pérez Sobrino, escribano de dicha villa.

-Arriendo. En 1767 se arrendaron las heredades y heras de Urueña de Don Bernardo de Ysla a Don Luis Minayo por ocho años y ocho pagas en treinta fanegas de pan mediado. Primera paga en agosto de 1768 y última en 1775. Passó ante Vicente Miguel Muñoz, escribano de Wamba.
En 1775 renuevan el contrato por otros seis años. Passó ante Francisco de Laza, escribano de Pozuelo. (Tumbo. f. 466).

Datos referentes a Urueña tomados del Tumbo de la Espina por José Eutiquio Antolín para su libro Historia, monumentos y costumbres de Urueña, 1978 (Texto mecanografiado).




Sumario de Parpalacios:


103 102 101 100 99 98 97 96 95 94 93 92 91 90 89 88 87 86 85 84 83 82 81 80 79 78 77 76 75 74 73 72 71 70 69 68 67 66 65 64 63 62 61 60 59 58 57 56 55 54 53 52 51 50 49 48 47 46 45 44 43 42 41 40 39 38 37 36 35 34 33 32 31 30 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 -1