Joaquín Díaz

Pulgarcito


Puede realizar una búsqueda en la colección de canciones:          


< Volver al listado de canciones

Pulgarcito

100 temas infantiles

Vinilo
1985 - Fonomusic

Intérpretes: Voz: Joaquín Díaz
Productor: Joaquín Díaz
Técnico de sonido: Raul Marcos

Reedición: Warner Spain 2015


Estos eran unos padres que tenían siete hijos y uno era como el dedo pulgar; y resulta que no tenían qué comer, porque era leñador su padre, y dice:
-¿Vamos a ver morir a los hijos? No quisiera verles morir. Y dice la mujer:
-Mira, mañana les llevamos al bosque y allí les dejamos cuando estén entretenidos.
Y Pulgarcito lo oyó; y salió a la calle y se llenó los bolsillos de chinas, y al ir para allá, pues fue echando las chinas pol camino. Y segun les dejaron ya sus padres, todos lloraban menos él. ¿Por qué lloráis?
-Porque se han marchado nuestros padres...
-No os apuréis, que yo os llevaré.
Y ya les llevó. Y llegaron a casa y estaban sus padres:
-Ay, porque les habrán comido los lobos... Y contestaron:
-No, madre, que estamos aquí a la puerta.
Y ya volvieron otra vez a estar un poco de tiempo en casa. Pero dijeron los padres otra vez.
-Hay que llevarles más lejos.
Y les llevaron más lejos; pero el niño ya no encontró chinitas y el pan que les dió su madre para marchar pues le fue regando pol camino. Pero el pan se le comieron los pájaros y ya no encontraron el camino. Entonces vieron una luz y era la casa del ogro; y se fueron allí. Y dice:
-Huy, nos refugie usted aquí.
-No, que esta es la casa del ogro y se come a todos los niños que estén aquí...
-Pues nos oculte usted.
Y les ocultó debajo de la cama. Y llegó el ogro y dice:
-Me huele a carne fresca.
Y ya, encontró a los niños:
-Mira, dámeles bien de cenar esta noche, que menuda cena que voy a dar a mis amigos ogros.
Y ya les dio bien de cenar; pero Pulgarcito se fijó que tenían otros siete niños en la cama del lao y que tenían gorros de tela y a ellos les pusieron gorros de papel. Entonces Pulgarcito se les cambió. Y a cierta hora de la noche se levantó el ogro les palpó los gorros y a los que tenían el de papel les mató. A la mujer le mandó que se levantara a prepararles y cuando llegó vio que eran sus hijos.
-Ay, que has matado a nuestros hijos...
Entonces el ogro se levantó, se puso las botas de cien leguas y se marchó a buscarles. Pero como era muy borracho, en medio el camino se echó a dormir y estaba durmiendo cerca de los niños. Pero los niños se dieron cuenta y entonces Pulgarcito le quitó las botas y se las pusieron ellos. Y ya se marcharon; y el rey se enteró que era un niño tan listo y le empleó en palacio, y colorín colorete, por la chimenea sube un cohete.