Joaquín Díaz

Jesucristo en traje de pobre


Puede realizar una búsqueda en la colección de canciones:          


< Volver al listado de canciones

Jesucristo en traje de pobre

Romances populares

Caja de CDs + DVD
1976 - Movieplay / Warner Music Spain

Intérpretes: Voz: Joaquín Díaz
Productor: Varios
Técnico de sonido: Varios

Reedición: Warner 2012


Allá arriba y allá arriba, contra raya de Navarra
Jesucristo anda pidiendo y en traje de pobre andaba.
A pedir una limosna se ha acercado a una posada:
-Por Dios te pido mozuela, por Dios una jarra de agua.
La buena de la mozuela coge la jarra y se marcha
y grita la posadera: -¿Dónde vas con esa jarra?
-Voy a dar agua a aquel pobre: sentado a su puerta estaba.
-No quiero que beba el pobre en las vasijas de casa;
que beba en los sus pucheros que estarán llenos de sarna.
Se ha marchado de allí el pobre y a otra puerta se acercaba:
-Deo gratias, dice a las puertas. Le responden "A Dios dadas".
Un bueno de labrador pronto llamó a su criada:
-Baja limosna a este pobre y ponle la mesa blanca.
El pan se convierte en flores, las fuentes todas de plata,
los garbanzos brillos de oro que fuera del plato saltan.
El bueno del labrador de puro gozo lloraba.
- ¿Cuándo me habré visto yo mejor visita en mi casa
siendo yo el peor del mundo que por estas tierras se halla?
Ya se ausenta de allí el pobre, por las calles caminaba
y en el medio del camino con dos arrieros se halla.
- Dadme una limosna hermanos, mirad que el cielo lo paga.
- Perdone por Dios, el pobre, bien sabe Dios que no hay nada.
Ponte pobre en este macho, y hasta la primer posada.
Ya llegaron al mesón y meten dentro las cargas.
- Pobre, te he dicho otra vez que aquí no te doy posada;
aunque a mi Dios ofendiera, no has de dormir en mi casa.
Le cogieron los arrieros, le llevan para la cuadra.
- Toma, pobre, cena esto; si quieres vete a por agua
que vino no lo tenemos, que el caudal no nos alcanza.
Aquella mala mujer su mala intención pagara.
Por encima de las peñas los demonios la llevaban;
por el aire iba diciendo: - Ay de mi, qué desgraciada,
que condenada me veo sólo por un jarro de agua
que no quise dar a Cristo, que en traje de pobre andaba.